Blogia
Haikus al despertar

Vitaminas

Vitaminas

Es inevitable:
las hojas de los almendros caen sobre el espliego,
la niebla desciende –millones de gotas– sobre la hierba,
yo escribo.

x

He visto las luces de un avión,
y luego una estrella fugaz.
Cuando he formulado mi deseo me he preguntado
si realmente era eso lo que deseaba.
 

x

Las ramas del pino japonés no crecen hacia arriba,
buscando el cielo.
Se extienden en horizontal, como queriendo
abrazar el rosal y el jazminero y el banco de piedra
donde me siento a tomar el sol.

x

Aún tengo que
contemplar el cielo estrellado en el desierto,
ver la aurora boreal con mis amigos.
Luego quizá pueda deshacer las maletas
y descansar.

x


Cuando fuera la parra cuelga dormida
y ya no florecen las rosas;

cuando dentro huele a caldo
y a leña ardiendo en la estufa;

cuando mis manos huelen a mandarina
sé que ya va llegando el invierno.

x

Textos: Berna Wang - La mirada oblicua (enlace recomendado)

Imagen: Muriel Cayet

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres