Blogia
Haikus al despertar

El gran abrazo

El gran abrazo

Los problemas del mundo podrían disolverse simplemente con un gran abrazo. Un abrazo que hiciera encajar las piezas del puzzle de las personas y las culturas, de las regiones y de los recursos. No somo tan distintos los indios de los españoles, los venezolanos, alemanes y los mexicanos.  Los abrazos no deben ser efusivos ni buscar prisioneros. Una vez que estamos más cerca los unos de los otros, que mostramos la voluntad de acercarnos, debemos dejar espacio y lugar, suficiente flexibilidad para adaptarnos a las formas y movimientos de los demás, para conocernos. El abrazo perfecto se da a varios niveles o escalas y consigue distintas interacciones y encuentros. Al igual que estudiamos la estructura de una proteína (base de nuestro cuerpo y supuesto origen de la vida) a distintos niveles: primaria (secuencia), secundaria (plegamientos débiles), terciaria (estructura 3D), cuaternaria (interacción con otras proteínas), deberíamos categorizar los abrazos y estudiar su morfología, que al igual que en el caso de las proteínas, está directamente relacionada con su función. Podemos abrazar, llegar a entender, identificarnos y aprender del otro conforme nuestro abrazo sea más elaborado. No será la estructura de una proteína comparable a nuestra actitud en la vida y a nuestra relación con los demás? Cuando escuchamos música de otras culturas (entiendase "cultura" en su sentido más amplio) estamos abranzándolas por medio de la música, y esas culturas nos están acariciando a su vez. En general solemos darnos apretones de manos más que abrazos. Muy respetuosos y distantes, cargados de miedos y prejuicios, fríos y anónimos. Hay muchos tipos de interacciones posibles entre proteínas, débiles y fuertes, dentro de su propia estructura y en las interacciones con otras. Hay proteínas que parece que ya han encontrado su forma a todas las escalas, y no piensan moverse un ápice porque les va bien así, o no. Esas no pueden unirse a otras proteínas, ni si quiera percibirlas más que borrosamente. Jalil Gibran dice que una pareja debe estar unida como si fueran dos orillas del mismo mar. El abrazo es la metáfora de nuestros sentidos entregados a conocer/percibir el mundo que nos rodea, a los demás. Es una actitud que proviene de un sentimiento de unidad...

Fotografía: Noemí Guzik Glantz

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

paqui -

bonita percepción de los abrazos si más gente pensara lo mismo no existiría la abrazoterapia, porque no sería necesaria!!! Abraza cuando quieras o lo necesites!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

juanjomar -

Muy interesante. Me encanta enlazar formas, biologia y emciones y sentimientos...es el futuro, los nuevos lenguajes que nos quedan por descubrir o inventar. Go on.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres